10 Consejos para conseguir un buen currículum sin experiencia profesional

Entrar en el mundo laboral no es tarea fácil, sobretodo cuando no se cuenta con experiencia. Pero para muchos no es una opción no trabajar después de acabar una carrera universitaria, ciclo formativo, FP u otros. Y sabiendo que esta generación futura es prometedora y que desea salir cuando antes al mundo del trabajo, ¿qué se puede hacer para ser considerados como competentes, aún sin experiencia?

Aquí te traemos algunos consejos para conseguir llamar la atención de entre una pila de currículos amontonados en un escritorio de Recursos Humanos, incluso cuando tus competidores tengan experiencia:

1. No te desesperes

facepalm Fuente

Acabas de salir al mercado laboral, no has tenido experiencia de nada más que cuidando de tus primos pequeños durante unas cuantas horas en verano, y ni siquiera sabes freír un huevo. ¡Tranquilo! Tienes mucho más que dar de lo que piensas.

Ve a por una taza de té, despeja la mente, y toma una libreta y un bolígrafo y empieza a apuntar todo lo bueno que sabes de ti, qué cualidades tienes y cómo hacerlas llegar a tu currículum. ¿Eres activo? ¿Entusiasta? ¿Centrado y con capacidad de liderazgo? Cuando no se tiene experiencia profesional directa, todas las cualidades son buenas para las empresas que contarán contigo.

¿Has sido delegado en clase? ¿Ganaste un concurso de escritura en la universidad? ¿Diriges un taller de costura? ¿Participaste en las asambleas de debate? Son todo facetas que hablan de tu liderazgo, creatividad, o enfoque hacia la proactividad que interesan a las empresas a las que querrás aplicar un un futuro.

2. Sé fiel a tu historia

curriculum-creativoFuente

Si has llegado hasta aquí vivo, algo bueno habrás hecho con tu vida, ¿no?

Si bien es cierto que puedes engrosar el currículo con pequeñas mentirijillas que normalmente no suelen comprobarse, no es nada recomendable. A lo largo de tu vida habrás dado pequeños pasos hacia este mundo del trabajo en el que te encuentras ahora mismo metiendo cabeza, y eres capaz de encontrar uno con tus habilidades, y para las que las necesiten.

Empezando desde el principio, que si no ya nos diréis, tus datos personales. Dentro de un currículum tiene que estar la información necesaria para que la empresa a la que estés aplicando pueda contactar con vosotros. No hacen falta datos como para que puedan chantajearos -sea esto el número de tarjeta de crédito y otros datos de compromiso-, pero sí que sepan dónde os encontráis, y teléfono, email, incluso si tenéis una página web donde poder ver el producto que ofrecéis.

Pasando al contenido en sí mismo del CV, lo más importante serán tus estudios la participación y motivación dentro de los mismos, nivel de idiomas y habilidades, puesto que la experiencia profesional no podemos contar con ella. Potencia estos sectores dándole la imagen que merecen y serás de los primeros en la lista.

3. Adornar no es engañar

adornar

Fuente

Como ya se insiste en el punto anterior: hay que ser fiel a la historia que nos ha acompañado hasta ahora. Si no tienes experiencia, no te la inventes, pero siempre puedes sacar partido de un conocimiento o habilidad que tengas.

Resaltar este tipo de cosas no es mentir, es pulir un poco la información que das a tu futuro jefe. Piensa en que haber estudiado un curso de cocina básico, puede transmitirse en una “formación de cocina especializada”. Que sea especializada en croquetas caseras ya es otro cantar.

Lo mismo sucede con clases de idiomas, niveles y destrezas en programas informáticos, y conocimientos básicos de gestión de oficina. No es lo mismo decir que sabes inglés básico, a decir que te defiendes a nivel conversación y en entorno coloquial. Sin añadir que todos entendemos algo de portugués, catalán, incluso italiano. Tampoco es lo mismo decir que sabes usar power point, a decir que con tu nivel de maquetación controlas todos los programas necesarios del paquete Office.

Aprovecha todo lo que has aprendido hasta ahora, vales más de lo que piensas.

4. La imagen ¿importa?

selfie

Te habrás preguntado por qué hay que poner una fotografía en un CV alguna vez, ¿no? .

Lo cierto es que para este punto la respuesta es un “depende” tan grande como un castillo. Lo lógico es pensar que si se hace un CV, la empresa querrá saber de ti hasta el espacio que hay entre tus cejas, porque van a darte una responsabilidad como peón en su empresa. Pero por el único motivo por el que les vaya a importar lo que tengas puesto en la cara es cuando se trata de un trabajo en el que te pidan atender de cara al público. Incluso entonces dependerá del negocio en el que estés aplicando para trabajar. Por ejemplo, si vas a trabajar en el bar más pijo de la Moraleja, quizás no estén buscando a alguien con tatuajes hasta en los dientes; no obstante en cualquier local alternativo de Lavapiés podrías encajar como un guante.

Grosso modo, añadir fotografía en un CV no está de menos, si sabes que va a aportar algo. Si la fotografía que estás adjuntando es de mala calidad, o no tiene un fondo decente para que se te distinga el mismo corte de pelo, abstente. Olvídate de poner fotografías recortadas de fotos tuenti, u otras en las que tengas que recortar en vertical a otra persona y el formato quede ridículamente alargado, etcétera, etcétera, etcétera. Etcétera.

Piensa de forma creativa, imaginándote qué te gustaría recibir si tuvieses el puesto de trabajo de tu futuro jefe. No tiene que ser una fotografía en formato convencional, ni siquiera únicamente de tu cara, hasta podrías presentar una ilustracione caricaturesca de tu retrato, si el trabajo lo permite o requiere. Atrévete con ciertos riesgos, al fin y al cabo eso mismo está hablando de tu carácter y motivación frente al trabajo.

5. “Esto sí, esto no”

cv-creativo

Coger la información que necesaria y más conveniente de nuestro pasado y colocarla en el CV es la clave para una redacción eficiente. Toda tu experiencia dirá algo de ti, pero no toda es siempre positiva para el trabajo que estás buscando. Elegir bien es una parte importante de este proceso de búsqueda de trabajo.

Tratándose de un CV sin experiencia profesional, evidentemente no vas a poder ponerte muy tiquismiquis con la informacíon que vas a proporcionar, pero puedes ser también selectivo. Por ejemplo, aplicando a un trabajo de profesor particular, sabes que has estudiado filología inglesa, y esta información es útil, pero ¿igual de útil que haber estudiado un curso de cocina de las ya famosas croquetas caseras?

Al principio te parecerá que no tienes información suficiente, pero empieza a redactar aptitudes, que aunque no tengas vas a tener que desarrollar por narices para poder entrar en el mercado laboral, y verás cómo empiezas a rellenar la hoja.

6. Llévalos por el buen camino

cv-sin-experiencia

Aprovechando esta previa purga que has hecho antes de empezar a redactar acerca de tu sabiduría y conocimiento, escribe de forma correcta los datos que tienes que aportar para que se considere tu candidatura.

¿Qué quiere decir eso? Que si vas a aplicar para un trabajo en una academia de inglés, que redactes en este mismo idioma. O si vas a atender del cara al público en una pastelería, haz especial hincapié en tus capacidades creativas frente a los fogones. La información ha de estar repartida de forma entendible, pero nadie dice que no pueda hacerse un recorrido visual acorde con la idea que quieres transmitir de ti. Si  eres una persona dinámina, por qué no demostrarlo dentro de un cruce de ideas, poniendo tus estudios encabezando la página junto con tu nombre, y tu fotografía en el centro de la hoja, con todas tus aptitudes rodeándote para dar protagonismo a la positividad que irradias.

No podrás vacilar de experiencia profesional, pero de aprovechar lo que tienes y convertirlo en algo especial, siempre.

7. ¿Quién eres?

cv-sin-experiencia-laboral

Dentro de la información de utilidad para la persona que revisará tu CV, estará todo lo que consideras de ámbito profesional: aptitudes y habilidades, idiomas, estudios, cursillos, y demás experiencia hincando codos que hayas podido tener.

Pero si no puedes aportar nada de lo que ya has hecho profesionalmente, tendrás que hablar de ti. ¿Quién eres a parte de un futuro trabajador? Sin pasarte de listo contando detalles de tu vida personal, puedes hablar de quién eres como persona, qué aficiones tienes, podrías hacer alusión a los lugares que has visitado, hablando de culturas y de cómo eres un aventurero, o de lo bien que conoces a la gente porque adoras leer libros de psicología freudiana.

Cualquier información que haga que quien te lea pueda empatizar contigo, hará de ti un candidato mucho mejor que cualquier otro que no consiga conectar con el lector. De ti dirás tantas cosas como pongas en la hoja: si eres sensible, si eres una persona inquieta, si respetas la educación física… Está todo en lo que escribes y en lo que interpreten, así que da juego para que puedan conocer mejor al verdadero “tú” detrás de ese trozo de papel.

9. Saca al angelito que llevas dentro

captura-de-pantalla-2016-11-12-a-las-0-16-14

Si en algo creerán las empresas, es que un peón que vaya a empezar a trabajar ha de ser, como mínimo humilde. Y por supuesto no un aprovechado sin corazón dispuesto a pisotear a la mitad de su personal para quitarle el puesto de jefe de sección.

Exageraciones a parte, dentro de todo lo que habrás contado de tu personalidad y aficiones, estaría bien añadir ciertas preocupaciones que apoyen una visión de ti como persona proactiva y altruista, generosa y como hemos dicho, humilde. ¿Apoyas alguna causa benéfica? ¿Eres ecologista? ¿Crees que debería dársele más voz a los animales? ¿Te indigna la desigualdad y el hambre en el mundo? Aprovecha estos puntos y poténcialos para destacar, aunque por una vez sea por tu lado bueno.

Con gestos sencillos como utilizar papel reciclado, colocar un pequeño símbolo de alguna ONG con la que participes dentro de un pequeño apartado “sobre mí…”, y estos pequeños etcéteras que darán un poco más de vibración a tu candidatura.

9. Y también una sonrisa

cv-humor1

Hay muchos tipos de humor, y entre ellos está el intelectualoide refinado que te podrá servir para distinguirte de un aburrido CV hecho con una plantilla. Si vas a hablar de tu personalidad, hazlo con todo. ¿Eres gracioso? Apórtale ese toque de humor a tu currículo.

Pero, ¿cómo? Te estarás preguntando. Es tan fácil como escribir un pequeño párrafo de presentación en el que utilices un lenguaje personal y coloquial, o bien que hagas una breve redacción de cómo sabes utilizar las herramientas que aprendiste en la universidad/centro de estudios. Por ejemplo, si dominas PhotoShop a la perfección, podrías decir que eres maestro del retoque digital nivel “Dios”, en lugar de usuario experto. Pequeños detalles como estos te distinguirán cuando hayas pasado la primera fase y estés por el análisis con lupa.

No seas tímido, ni pienses que por utilizar determinado lenguaje no vas a ser el elegido para el puesto al que estás aplicando. Son personas como nosotros los que te van a contratar, y entre ellos hacen peores bromas de las que te puedas imaginar.

Si se ríen, será contigo, no de ti.

10. Porque una imagen vale más que…

… Una chapuza de CV hecha con Word.

perfil-facebook

Una buena presentación, y sobretodo una creativa, va a librarte de ser descartado a la primera ojeada que le den a tu currículo. O peor, de ser reutilizado para anotar nimiedades en la misma oficina donde querrías estar sentado el próximo lunes.

No hay que culpar a nadie por no saber utilizar ciertos programas de maquetación y diseño gráfico para desarrollar un buen currlículo, pero no puedes quedarte en una plantilla sin más, cuando tienes tanto de ti que contar. Máxime cuando tienes que enganchar con otros datos que no pueden estar divididos al mismo nivel entre educación y experiencia.

¿No es tu campo? ¿No quieres salsear en el ordenador durante horas para no conseguir un resultado impecable? ¿No sabes por dónde empezar? Contáctame y lo solucionamos juntos.

Pero sobretodo, y ante cualquier duda, ¡vuelve al punto 1!

captura-de-pantalla-2016-11-11-a-las-23-27-51-copia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s