Hacks para una buena maquetación de trabajos

Una tesis, un proyecto, un trabajo escrito, requiere de un esfuerzo y un tiempo, que merecería ser recompensado con algo más que una palmadita en la espalda y un “aprobado”. Bueno, y también algo más que el reconocimiento de nuestras madres, defendiendo siempre lo buenos y listos que somos.

Todo lo que tienes que decir dentro de dos tapas duras, es demasiado importante como para no darle el aspecto que se merece. No envolverías una pieza de joyería dentro de una bolsa de plástico de Mercadona, ¿no? ¿Por qué entonces no prestar atención a cómo presentas tus ideas?

Aquí, paso a paso cómo construir y maquetar tu trabajo desde los cimientos:

1. Lo primero es lo primero

maqueta trabajo 1.psd

Un buen margen. Hay formas creativas de maquetar un texto, pero es cierto que a la hora de ponerse redactar la tesis de final de carrera, o cualquier trabajo que tenga una presentación más “formal”, hay ciertos parámetros que tienes que seguir. Los márgenes básicos son uno de ellos. En este caso, las medidas estándares. Si te dan más libertad, aprovéchala para aportar un poco más de dinamismo al texto que vas a presentar.

2. Esa fuente

tipografias

Una vez que has justificado tu texto y has decidido qué tipo de formato le vas a dar a tus columnas, pasamos al ¿qué quieres transmitir con tu trabajo?

En dependencia de lo que quieras que vean de ti, podrás usar una tipografía u otra. Si tienes una tesis basada en la educación primaria, busca algo más divertido. Si por el contrario quieres hacer un texto acerca de una investigación sobre el garbanzo de invierno, una letra más sobria vendrá de perlas. Siempre hay que pensar en cuáles son los parámetros que te van a exigir, y a partir de ahí ponerse creativo.

Los límites no van a quemar tu creatividad, solo van a ponerle una barrera dentro de la cual puedes seguir jugando.  Para echar un vistazo a algunas fuentes gratuitas, pulsa aquí.

3. Títulos ¿Dónde, cómo, por qué?

titulo3-copia

Otra decisión importante al respecto de tu maquetación será cómo hacer y dónde colocar los títulos. ¿Y por qué los ponemos en estas posiciones?

Nos llamará la atención un título con letras más grandes, pero no necesariamente nos parecerá más elegante ni atractivo. Esto de “caballo grande, ande o no ande”, es una gran verdad, pero hay que pensar que si vamos a poner un título titánico quizás no querremos usar la tipografía más llamativa del mercado, si lo que estás buscando es hacer un trabajo que no se confunda con un cartel de discoteca.

Puedes justificar el texto como quieras, pero es conveniente que elijas un tipo de letra para el título y un lugar igual en todas las páginas que vayan a llevarlo, pensando en el equilibrio que esto dará a tu redacción.

Justificar al centro desviará la atención al centro de la página, mientras que poner el título justificado a la derecha hará que se comprendan perfectamente los márgenes que hay en todo el texto, ya que quedarán marcados por la izquierda con el propio contenido de la hoja. Piensa en estos factores antes de componer, y verás cómo se hace más fácil tomar decisiones.

4. Fotografías, grandes, pequeñas, a sangre, con márgenes…

fotos

De los diferentes formatos que pueden tener las fotografías o imágenes que debas incluir en tu maquetación, tienes que tener en cuenta que debe haber cierta coherencia entre ellas. Por ejemplo, si utilizas fotografías hasta el margen -a sangre- a lo largo de todo el texto, añadir una que sea de menor tamaño llamará la atención por romper la composición.

No es una ley no escrita esto de que no se pueden combinar más de un tipo de formato, pero hay que tener cuidado y hacerlo con finura para que todo siga en la misma línea. Recuerda que con la presentación de tu trabajo vas a intentar transmitir lo mismo que en tu texto, por lo que la coherencia compositiva importa.

5. Orientación y formato

formato-maquetar-trabajo

Aunque parezca que éste debería ser uno de los puntos iniciales para empezar a maquetar, es una de las decisiones que más tarde se toman. Dependerá de cómo te dejen presentar tu trabajo, pero si te dan la oportunidad, aprovecha para jugar con formatos que destaquen el contenido.

Por ejemplo, si el grueso del texto se compensa con fotografías que sean prácticamente todas horizontales, aprovecha esta cualidad y usa un formato horizontal. Si por el contrario la mayoría son verticales, se verá mejor aprovechado el espacio en un folio tradicionalmente vertical.

Dale vueltas, no te quedes en lo de siempre y aporta ese “algo más” a tu trabajo.

Algunos ejemplos de maquetaciones hechos por  nooboo!

 

 

 

 

 

¿Te han servido estos consejos?

Si te has convencido de que necesitas una maquetación diferente, o al menos más pulida, puedes contactar  aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s